Los caciques de la enseñanza (directores on the ROC)

En Andalucía siempre se han dado mucho los caciques. Desde el señorito andaluz, que poseía la tierra y por lo tanto vidas y haciendas, hasta nuestros actuales señores, los políticos socialistas de la Junta de Andalucía, dueños del poder absoluto y, por lo tanto, de nuestro destino. Los andaluces, en general, siempre nos hemos conformado con esta situación, como si fuera una especie de sino inevitable que nos persigue hagamos lo que hagamos.

Ahora se está preparando el nacimiento de un nuevo tipo: el Director de Instituto.  Este nuevo espécimen viene a ocupar un lugar que los caciques aún no habían descubierto, por aquello de que el conocimiento y los intelectuales eran algo carente de interés para ellos (no se conocen casos de caciques con este tipo de aficiones), sin embargo, se han dado cuenta de que, aunque ridículamente poco, también existe cierto poder que ejercer en este ámbito donde aún parece sobrevivir la igualdad entre compañeros, ejerzan la función que ejerzan. Este escaso poder que nunca había sido ambicionado por nadie, puesto que estaba mal pagado y nada reconocido, de repente se ha convertido en un objeto de deseo para los aspirantes a cacique.

¿Cómo y por qué ha ocurrido esto? La explicación es muy fácil: Ya se paga mucho mejor, te eligen los Señores de la Junta directamente (así los “compañeros” no pueden exigirte nada)  y les están preparando un Reglamento de Organización de los IES que ni hecho a propósito para ellos.

Hace unos años, los directores de Institutos eran unos profesores como los demás que, simplemente ejercían una función de mayor responsabilidad durante un tiempo y cobraban por ello un complemento algo más elevado que el resto.  Normalmente, eran elegidos por el claustro, y si no había candidatos, cosa que era cada vez más habitual debido al empeoramiento de las condiciones de trabajo en los centros, entonces los nombraba la administración y casi siempre era un drama para el elegido. Cuando un compañero se encontraba en esta situación, los demás, o al menos la mayoría, trataban de ayudarle a sobrellevar el peso y procuraban colaborar y no crear problemas. A cambio, él era tolerante con los errores y solía hacerse uso del diálogo y los acuerdos para no llegar casi nunca a instancias superiores. No era fácil entonces ser director, la mayoría no era muy bien considerada por la administración , porque solía defender los intereses de su centro frente a ella, y a veces se encontraba con compañeros difíciles de tratar, pero al menos éramos todos iguales y así nos sentíamos.

Cuando se decidió cambiar esta situación, todos nos alegramos pensando que se mejorarían las condiciones para ejercer el cargo con más dignidad y reconocimiento. No sabíamos entonces lo que se nos venía encima.

El primer cambio, aumentar las retribuciones, se hizo básicamente para que el cargo resultara más atractivo y así contar con más candidatos.  Esto es fundamental para los aspirantes a cacique: tiene que quedar claro desde el principio quién es el jefe. En segundo lugar, se cambió la forma de acceder para que pareciera más complicada y más difícil, así  los candidatos parecen tener que hacer un gran esfuerzo para preparar un proyecto de Dirección que debe ser evaluado y aprobado por el Consejo Escolar y la Delegación Provincial (el Claustro ha muerto, ¡Viva la administración!). Sus (ex)compañeros nada tienen ya que decir, a menos que el candidato quiera tener el detalle de presentar su proyecto al claustro y pedir su opinión, pero nadie le obliga. En última instancia, la administración decide. ¿Y qué decide? Evidentemente, a favor de sus afines, ¿de quién si no?

Ya tenemos las retribuciones y la forma de acceso adecuadas para el cacique. ¿Qué falta? El poder, por supuesto. Esto es lo más importante y lo que verdaderamente buscan. Hasta ahora, el poder era relativo, porque hay decisiones en los centros que ellos no pueden tomar, ya que hay otros cargos y órganos que se encargan de ello, como las cuestiones pedagógicas o de organización (Jefes de Departamento, ETCP, Consejo Escolar), sanciones al profesorado, faltas de asistencia y justificaciones o sustituciones de las bajas (Delegación Provincial).

A partir de la aprobación del nuevo ROC, esta situación cambiará. El director adquirirá unos poderes nunca antes vistos y tomará el lugar que antes ocupaban los inspectores y la administración en los centros: ni más ni menos que el poder absoluto. Podrá nombrar a los miembros del ETCP según le convenga, puesto que elige a los jefes de departamento, podrá sancionar a quien decida, podrá contratar a los sustitutos que le parezcan oportunos, podrá elegir el perfil que más le guste para cubrir las plazas que se creen en su centro, y muchas otras atribuciones con las que los aspirantes a cacique estarán encantados. Y, como colofón, dependeremos del tipo de director que nos toque para disfrutar o no la libertad de cátedra que nos reconoce la Constitución Española, puesto que además tiene la atribución de “director pedagógico”.

¿Qué ocurrirá cuando empiece a funcionar el comisario político en los centros? ¿Nada otra vez, como ha venido sucediendo desde que se puso en funcionamiento la LOGSE y se ha ido degradando la enseñanza? ¿Nos aguantaremos de nuevo con lo que la administración y los caciques decidan hacer con nosotros? ¿Aceptaremos que esto es lo que hay y, por miedo, nos callaremos? ¿Hasta dónde llegará nuestra degradación sin que nos despertemos, nos levantemos y digamos NO a los caciques?

Espero con todo mi corazón que sea ahora, porque, si no, será nunca. Ya no habrá nada que salvar, ni siquiera nuestro espíritu docente. Seremos únicamente otros instrumentos al servicio del Gran Hermano, la administración que todo lo ve y todo lo controla, y seremos los culpables de que nuestros niños y jóvenes no puedan convertirse en personas mejores que nosotros, de que no puedan hacer lo que nosotros no hemos sido capaces: controlar su propia vida.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Crónicas del País de las Maravillas, Diagnósticos

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

7 comentarios en “Los caciques de la enseñanza (directores on the ROC)”

  1. Un no docente
    16 enero 2010 a 11:09 #

    jajaja, no me dedico a la “enseñanza”, pero hace poco me describieron la figura de un director de IES en Andalucia que es clavada a este concepto, apañados quedarán con la aprobación del ROC.

  2. Un docente
    21 enero 2010 a 22:46 #

    Madre mía!!! En algunos pequeños pueblos de la Andalucía profunda el director de instituto es ya, sin el nuevo ROC, un cacique despótico total y absoluto. ¿QUé ocurrirá cuando se vea refrendado de esta manera? Si ya babea de gusto cumpliendo a rajatabla, (y aún más), las directrices políticas, ¿qué ocurrirá con los dos o tres disidentes que tiene, el año que viene? En Andalucía empieza a haber un tufo de opresión por parte del PSOE que va en contra de todo sentido de verdad democrático e igualitario.

  3. 22 enero 2010 a 18:28 #

    No sé si llegarías a conocer o recordarás al cuerpo de directores por oposición que hubo en los últimos años del franquismo. Aquí en Madrid, yo, que entré en EGB en el año 83, aún llegué a trabjar con dos de ellos, quienes, al pertencer a un cuerpo en extinción y ya muy desprestigiado, no eran ni la centésima parte de lo que habían sido en sus años de gloria, eso que tú dices: unos comisarios políticos. La risa está en que el PSOE (con el silencio cómplice de los demás partidos), que abominaba de ellos, ha ido poco a poco recuperando de facto esa figura, entre otras cosas, para defender su LOGSE. Pero, como tú dices, somos un colectivo con tragaderas muy anchas.

  4. louch
    1 febrero 2012 a 12:00 #

    hi!!!

  5. 1 febrero 2012 a 17:50 #

    Resulta curioso que, aún pasando el tiempo, la culpa de todos los males del mundo sigue siendo de ZP y la reserva de los males educativos sigue siendo Andalucía.
    Si todo lo que se le ocurre al nuevo gobierno para combatir esos males, es cambiar el nombre de EpC por ECC, vamos listos. ¿O alguien, cuando depositó su voto, creýó por un momento que la derecha española nos ofrecería algo diferente al parcheo? Pues así durante cuatro años…mínimo.
    Y como es de todos conocido, no hace falta entrar en las falsedades que en boca del ministro avalan semejante parche, lo que nos demuestra una vez más que la educación es algo demasiado serio para dejarla en manos de los políticos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los caciques de la enseñanza (directores on the ROC) - 15 enero 2010

    […] Los caciques de la enseñanza (directores on the ROC) deseducativos.com/2010/01/14/los-caciques-de-la-ensenanza-di…  por adriano hace 3 segundos […]

  2. El ROC de la cárcel | Profes.DeTarifa.net - 27 enero 2010

    […] el ejercicio de esa autonomía corresponde a los directores o a los equipos directivos. La dirección del centro adquiere capacidad sancionadora ante sus compañeros, puede crear o eliminar departamentos o puede aprobar el Plan de Centro […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: