La Triple Alianza contada a los (no tan) niños

Si antes hablábamos de la autoridad, la dignidad y el mérito como de la Triple Entente que debía prefigurar cualquier escenario académico, ahora vamos a ponernos, por un instante, en la piel del adversario. Porque éste también ostenta, orgulloso, su tríada insigne: Comprensividad, Diversidad y Valores. No es una divisa tan memorable como la proclamada durante la Revolución Francesa, pero me reconocerán que tiene su puntito arcánico.

Estos son los tres ejes que justifican (si es que tiene justificación posible) la existencia de nuestro actual sistema educativo. Cuando el Estado se arroga el derecho de la planificación pedagógica, ya no se limita a garantizar la instrucción de sus ciudadanos, sino que funda modelos de aplicación universal a los que la realidad debe ajustarse. Un mal día, los políticos y sus consejeros áulicos advirtieron que la Escuela era el escenario idóneo en el que proyectar los modelos de sociedad que se habían verificado como irrealizables: aquéllos en los que se prometía un regreso al edén, a una mítica Edad de Oro donde estarían ausentes la responsabilidad, la disciplina y el esfuerzo.

Una sociedad así sería, claro está, una sociedad de iguales, entendida esta igualdad no como un punto de partida jurídico sino como un extraño delirio de isomorfismo mental. Para ello, los próceres de la Triple Alianza sabían que debían combatir a un poderoso enemigo, caracterizado por su talante caprichoso: la naturaleza. Como lo que natura non da, Salamanca non presta, se hacía necesario camuflar las disimilitudes entre los individuos con alguna añagaza racionalista:

1. Comprensividad:

Dícese de la falacia pedagógica que dicta como posible que todos (repito: todos) los seres humanos están igualmente capacitados para conquistar idénticas metas. Puesto que esto es así, es absurdo pensar que haya más de un camino por el que transitar hacia tan plausible fin. Ergo, itinerario único hasta los 16, ¿18? ¿21? años.

Para sostener este eje, se puso mucha fe en las pedagogías de cuño sesentayochista que, en su versión más hardcore, negaban la posibilidad misma del conocimiento. Siendo así, ¿qué problema habría para que los niños aprendieran exactamente nada? En todo caso, como algo hay que hacer entre excursiones y recreos, se inventaron una cosita muy graciosa llamada Competencias Básicas, lo que en lenguaje consuetudinario de la rúa viene a ser “hacer la O con un canuto”.  Con todo, y como vieran que aún así las diferencias subsistían, fueron a llamar a otro elefante.

2. Diversidad.

Ajá. ¿De modo que los niños son diversos? ¿Conque esas tenemos? Muy bien. No problem. Lo que haremos, dada la poca disposición para el diálogo de la dichosa Genética, es reivindicar esa disparidad como un modo idiosincrático de ser iguales. ¿Me se entiende? Quiero decir que todos son “iguales en la diversidad”. ¿Que no está claro? Lo desarrollo: ¿En qué son iguales los alumnos? En que todos son distintos. Y como eso no hay Jesucristo que lo desdiga, esta vez no voy a pediros que impartáis lo mismo para todos. De ahora en adelante, cada uno de ellos tendrá un trato individualizado, acorde a sus necesidades, aptitudes y voliciones. Y si no sabe hacer la O con un canuto no es culpa del crío, sino del maestro que no supo adaptarse curricularmente a la peculiar idiosincrasia del muchacho.

Y 3. Valores.

Dadas estas premisas, ¿qué se podía enseñar sin disminuir la autoestima de los educandos? Pues a ser buenos. Los institutos serían como grandes containers de incontestables valores: algo así como una ONG apasionadamente gubernamental. Los niños aprenderían a ser reciclantes, solidarios, multiculturales, aliancistas, comprometidos, pacifistas y subsidiados. Al profesor sólo le competería la tarea de asentir con una sonrisa al progresivo perfeccionamiento espiritual de sus discípulos. Ni que decir tiene que el objetivo igualitario se habría cumplido con creces. Todos, alumnos y maestros, habrían perdido cualquier atisbo de pensamiento autónomo.

También es posible que este cuento pudiera empezarse por el final, como un gracioso palíndromo que se muerde la cola. Es posible, digo, que la primera idea de nuestros guardianes fuese coartar nuestra libertad, y que para ello urdieran sucesivas estrategias igualitarias disfrazadas de utopía paleomarxista. Quién sabe…

P.S.: ustedes disculparán el tono de chirigota deseperada, pero hay días en que uno debe refugiarse en el humor para contar ciertas cosas. Salve.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:, , , , , ,

Categorías: Panlogsianismo

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

4 comentarios en “La Triple Alianza contada a los (no tan) niños”

  1. 8 enero 2010 a 12:04 #

    Ni se puede contar más corto, ni se puede decir más claro.
    Simplemente quizás apuntar que esto ha sido promovido por los socialistas salvapatriadores, los partidos de la oposición, las comunidades autónomas y sus consejeros, las asociaciones católicas, los renovadores pedagógicos, los anarquistas educativos, los socialistas cristianos, los innovadores pedagógicos, las asociaciones de padres y madres variopintos, las Redes de Pedagogía libertaria, el Consejo Escolar del Estado (¡¡ar!!), los múltiples y varios ministros/as, los consejos escolares, los equipos directivos, los equipos de orientación, las editoriales de libros de texto, los Foros de Educación, las Revistas especializadas, la Inspección, los humanistas híbridos, los neorousseanianos, los Sindicatos… y hasta el mismo Punset, que hace poco nos regalaba con un programa titulado: “Educar para “fabricar” ciudadanos. (http://www.redesparalaciencia.com/1784/redes/2009/redes-49-educar-para-fabricar-ciudadanos).
    ¡Vamos, que lo de la gripe A es una chorrada comparada con esta epidemia! ¿Y la vacuna, para cuándo?

  2. Profesor Insipiente
    9 enero 2010 a 20:15 #

    Magnífico análisis. Desgarrador grito. Pero no nos confundamos: desde el principio, todos los promulgadores, ideólogos, valedores, voceros y, sobre todo, aprovechados, de la instauración del Régimen de la Tríada que describes, tuvieron bien en cuenta que sus vástagos, seres queridos y allegados -y ellos mismos- quedasen a salvo de semejante engendro. Y a tal fin engordaron y engrasaron la enseñanza privada -sobre todo en la modalidad “concertada”- como refugio de lujo. Lo que demuestra, ni más ni menos, que todo el tinglado logsaico pretendía, y pretende, la perpetuación de la situación de privilegio de una élite polítca, económica, mediática, o del tipo que sea. Con no poca habilidad e intención se defiende públicamente la igualdad de las clases menos favorecidas, para mantener la desigualdad interesada de unos pocos y evitar así cualquier competencia originada, precisamente, en lo que “natura da” (que en estos dones los genes no son clasistas, afortunadamente).

  3. Nacho Camino
    10 enero 2010 a 20:56 #

    Querido Antonio:

    Escalofriante el reportaje de Redes y los comentarios que, en su gran mayoría, tachan a los profesores de poco más o menos que antiguallas funestas. En cualquier caso, Punset siempre me ha parecido un Ramón Sánchez Ocaña de la Ciencia. Oyéndolo, uno ya no sabe si tiene mucho “cuanto” o mucho “cuento”.

    Ahora está de moda eso de “gestionar las emociones”. Cada vez que oigo ese constructo me hierve la sangre. Debe de ser que no soy un profesor moderno.

    • 10 enero 2010 a 23:31 #

      Hola Nacho, ¿qué tal las vacaciones?:

      Veo que te ha “emocionado” el vídeo del Punset. ¡Tú figúrate qué montaje llevando al Dalai Lama a Washington a decir tonterías sentimentaloides! Y lo que da miedo es pensar qué pretenden. Porque estoy seguro que estas chorradas ni se les ocurre aplicarlas en Stanford o en el MIT.
      Buena vuelta al tajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: