Watchmen

Aunque desconozco cómo habrán reglamentado las otras Taifas el acceso de sus profesores al Cuerpo de Catedráticos, me temo que la cosa no será muy diferente a lo que viene recogido en el  borrador que, desde hace tiempo, anda circulando por la Taifa murciana. Resulta que ahora los nuevos catedráticos saldrán de un meritorio concurso de méritos –cursillos hipnopédicos, años de experiencia, titulación, proyectos chachipsicopedaeducativos- y, si a ello se prestan voluntariamente, de una minuciosa entrevista con el señor inspector, quien valorará la aptitud de los candidatos fiscalizando su buen hacer en el aula, metiendo las napias en programaciones varias y recabando información de compañeros de trinchera, directivos, personal administrativo del centro, padres y alumnos. Así, como lo leen. A pesar de que no es la primera vez que ocurre algo parecido en este Hispanistán nuestro de cada día, uno, que aún conserva una pizca de esa quisquillosa ingenuidad con la que antaño empezara a curtirse en esto de la enseñanza, ha acabado escandalizándose por lo de siempre: por la poca exigencia de la prueba y por el nuevo perfil de catedrático que la Consejería busca y la mesa sectorial de turno inventa.

Porque, seamos sinceros. Cuando muchos lamentamos el silencio, cómplice siempre, de la mayoría de los corderos, olvidamos -lo cierto es que ahora no sé si olvidamos que lo olvidamos; ¿o quizá es más sencillo?-, un hecho tristemente irrefutable: la connivencia de nuestro gremio se fundamenta en que, lo miren como lo miren, el trabajo funcionarial, la promoción horizontal de cursillos chorras, la firma en un informe o, incluso, las pautas impuestas por los libros de texto y su inabarcable material de apoyo, permiten una vida más relajada. Hay que reconocer que a la melodía que dictan las autoridades educativas no le falta cierto swing de inteligencia o, más que de inteligencia, de pillería. Fíjense ustedes que han sido capaces de preconcebir que el llamado malestar docente no tardaría en convertirse, mientras fuera provocado en gran medida por la burocracia, en algo así como un paradigma, el paradigma de la queja, dorada prisión de la que ni el mismísimo Houdini podría haber escapado. Pero esto no es lo importante. En realidad lo importante es que, entre tanto, somos absolutamente incapaces de darnos cuenta de que ese mismo modelo de rechazo de los contenidos que se ha impuesto a los alumnos nos lo han metido a los profesores con cuña y sin vaselina: bye bye, conocimientos; competencias, welcome.

Callan sindicatos. Calla ANCABA. Profesores, opositores, universitarios callan. Nadie parece percibir lo que se está cociendo en la marmita. Nadie desea morder la mano de quien le da de comer. Todos parecen aceptar de buen grado el porvenir que se dibuja en el horizonte. Y la perspectiva sobrecoge. Los demiurgos de la cosa educativa han aprendido de las meteduras de pata del pasado. Que la LOGSE se quisiera cargar el Cuerpo de Catedráticos de Bachillerato no fue una buena jugada. Demasiado evidente quizá. Impropia también de mentes sibilinamente pedagógicas. Así que la LOE ha puesto en práctica un nuevo plan. Portando sus lustrosas brochas y sus cubos llenos de pintura, ha comenzado a teñirlo todo de esa gris medianía que tanto gusta a quienes se llenan la boca con la palabra “equidad”. ¡Cinera mediocritas! Éste es el único método realmente eficaz para acabar con los últimos reductos de la élite. Y nada importa que, durante más de medio siglo, de las cátedras de las enseñanzas medias hayan salido nombres indispensables para entender la Filología, la Filosofía, la Historia, la Biología o las Matemáticas en Hispanistán. De nada ha servido la evidencia de que sólo el rigor y la exigencia seleccionan a las mejores mentes. Todo eso del pedigrí se la refanfinfla a quienes consideran que cualquier atisbo de autoridad o de genio es puro fascismo.

Sin embargo lo peor está por llegar. Porque, al fin y al cabo, catedrático o no, ese kantiano sapere aude bien puede persistir en los espíritus más voluntariosos, aun sin ningún tipo de incentivo.  Lo que me causa auténtico pavor es lo que esta última jugada de las Taifas -sean de derechas o de izquierdas, las Taifas siguen siendo Taifas- prefigura: unos institutos donde el director será elegido a dedo por la administración, el inspector actuará como comisario político y los nuevos catedráticos serán seleccionados, no por el probado dominio de su disciplina, sino por su capacidad para tragárselas como puños; unos institutos llenos de paniaguados que sólo habrán de demostrar su flatulenta fluidez en esa Neolengua que, como un cáncer, ha terminado por infectar los escasos tejidos sanos que todavía quedaban en el Cuerpo; unos institutos, en definitiva, llenos de vigilantes que velarán por la salud pública, de supervisores que alertarán de cualquier desvío de esa moral de laboratorio, de centinelas del buen espíritu burocrático.

No creo en las casualidades. En realidad un servidor siempre ha sentido cierta inclinación hacia lo que Jung denominaba sincronicidades. Casi cuando terminaba de leer por segunda vez la obra maestra de Alan Moore, caía en mis manos el susodicho documento de acceso a Cátedra. Por ello he detectado enseguida la evidente relación entre ambas circunstancias, y, mientras repasaba los puntos del nuevo borrador, no he podido evitar hacerme la misma pregunta que cubría las fachadas de los edificios de aquella schrödingeriana América de los años ochenta, gobernada aún por un despótico Nixon.

Miembros y miembras de las consejerías y los consejeríos, a partir de ahora -y se lo preguntaré en inglés para que lo entiendan-, who watches the fucking watchmen?

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Categorías: Diagnósticos

Autor:David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura. Administrador del blog.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

4 comentarios en “Watchmen”

  1. pericogonoperro
    22 noviembre 2009 a 11:12 #

    Esto que tan tristemente está ocurriendo en la enseñanza no es ni más ni menos que otro de los grandes tentáculos del poder político sobre la sociedad, y en particular de la “partitocracia” que como caudillos del estado vigilan porque el rebaño sea cada vez más y más manejable.

    La “casta acomodada” llamada políticos quieren meterse en todo y en todos, quieren controlar a las familias, quieren controlar la educación de los hijos sobre el criterio de los padres, quieren controlar las relaciones de pareja, quieren controlar la educación, quieren controlar las telecomunicaciones, medios de información, quieren controlar las carreteras desplegando un sistema de represión policial, quieren controlar manifestaciones, sindicatos… en una palabra LO QUIEREN CONTROLAR TODO.

    Esto que nos contáis, el cargo político elegido por el dedo bobalicón que suele señalar al estómago agradecido, creando mafias y endogamias, cerrando el paso a la cualificación porque lo que medra es el amiguismo, el enchufismo y el “hoy por ti y mañana por mi”.

    Esto es lo que venimos denunciando desde nuestro blog (www.lacasadelarcerojo.wordpress.com) porque es una maniobra a muy gran escala. Tengo contactos con otras webs de distintos temas, desde la seguridad en tráfico, los medios de comunicación, los recursos humanos de las grandes empresas, y por supuesto vosotros, con el tema académico.., y todos, todos son divisibles por el mismo número, la “idiocracia” que se está haciendo dueña de nuestra sociedad, y al igual que en la novela “1984” cada vez estamos más y más controlado, los puestos de poder en todas las ramas son “digitales”, no hay manera de competir con buenos curriculum (solo hay que mirar el curriculum de los políticos, empezando por Zapatero), donde los únicos méritos han sido pertenecer a la dictadura del partido A o del partido B antes de que te salieran los dientes, y subir por ser “el nieto de…” o por ser “la amiguita del presi”.

    Este problema que tan bien exponéis aquí, solo es la puntita del verdadero problema que atenaza a España, el sistema que inventamos después de la transiciónen no funciona, la partitocracia deja el poder absoluto en manos de los partidos políticos para que, ellos caprichosamente hagan y deshagan a su antojo, y por supuesto, pongan en los cargos a “los amigos” y “lamedores de nalgas”.

    Por eso hay que denunciarlo, para intentar sacar a la sociedad de este estado catatónico que parece que se encuentra inmersa, porque como ya se dijo en época romana “Pan y Circo”, aquí lo que nos dan es “Pan y fútbol”, y con eso parece que la masa social, está contenta.

    Y un día nos levantaremos, y no podremos mirar al sol sin el permiso gubernamental.

    Saludos.

  2. 22 noviembre 2009 a 17:25 #

    Aún recuerdo que no me pude presentar a Cátedras porque justo en el momento en que iniciaba mi peregrinar por el desierto docente acababan de instaurar el “Cuerpo Único”. A mí esto me sonaba a “Cuerpo Místico”, pues contaba con tantos fieles y tan convencidos que ríete tú del de San Pablo y sus colegas. El otro día discutiendo con dos compañeras, antiguas profesoras de FP hasta que llegó el “Cuerpo Místico” y las convirtió en “Únicas”, la conversación se agrió porque ellas volvieron a esgrimir el argumento decisivo: “si todos hacemos lo mismo todos somos lo mismo, y sanseacabó”. Esto es, somos todos de la “Escuela”. Y a joderse.
    Otra vez la noche en que todos los gatos son pardos.
    Cuando se les ocurrió (a lo sindicatos adeptos) el acceso a la “Condición” (¡tócate los cojons!) mediante el recitativo de las glorias de la LOGSE, yo ya no pude porque se precisaban ocho años de antigüedad (la cifra debía de ser mistérica, o a lo mejor se les había ocurrido a los próceres entre trago y porro). Por una parte no me apené; no me veía declamando decretos-ley ante mis colegas cual novicio de sacristía y revolcón, pero por otra parte me entristecí, porque barruntaba que había perdido un tren. Ahora vuelve, y sin frenos. ¿Tendré estómago para aventurarme? ¡Ay, que me conozco!

  3. Aaron
    22 noviembre 2009 a 20:30 #

    Lo que quieren imponer por todas partes son Komisarios Nazis, en vez de profesionales de la educación, de la justicia, de la medicina… Les sobra civilización y gente y quieren extinción y sometimiento. Hay que evitarlo por nuestra propia vida y la de los nuestros.
    Son unos vulgares salvajes, mentirosos, asesinos…, y lo demuestran a diario.

  4. 24 noviembre 2009 a 0:28 #

    Una interesante sentencia del Tribunal Supremo, la de trece de Octubre de dos mil nueve.

    La Constitución Española en su art. 27 reconoce: Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

    Con base fundamentalmente en ese derecho los padres de un alumno, expulsado de un centro de enseñanza privado, han reclamado en sucesivas instancias una cuantiosa indemnización de daños y perjuicios por considerar vulnerados como consecuencia de la expulsión del menor del centro educativo, el derecho fundamental a la educación, el derecho a que se respeten los principios de legalidad y tipicidad así como el derecho a la dignidad y todas sus manifestaciones inherentes.

    El TS confirma la denegación de esa pretensión indemnizatoria con base en la interesante doctrina cuyos puntos fundamentales destacamos a continuación:

    En primer lugar se hace eco de la doctrina del Tribunal Constitucional cuando manifiesta que “Aunque no lo diga expresamente la Constitución, estamos ante un derecho fundamental autónomo directamente derivado del articulo 27.1 de la Constitución Española “, derecho que lógicamente tiene limites y por ello el Tribunal Constitucional en Sentencia 195/1989 de 27 de noviembre , ya declaró que ” una de las cortapisas necesarias de la facultad paterna de elección de centro docente es la derivada de la propia opción realizada; una vez que los padres han escogido cierta escuela pública o privada lo que no pueden pretender es modificar sus axiomas o sus métodos por mucho que la mayoría democrática de ellos este de acuerdo con el cambio. Hay que ser coherente con las propias decisiones y atenerse a las consecuencias de lo que uno mismo ha escogido para su hijo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: