Propuestas: 5. – Las Humanidades

logo propuestasLa desaparición de las Humanidades en los planes educativos es un hecho que se va afianzando con cada ley que se suma a las ya habidas y por haber en la Enseñanza: si en los antiguos planes de B.U.P. y C.O.U. todos los alumnos estudiaban materias humanísticas (“Latín”, “Filosofía”, “Literatura” y “Lengua”), desde la implantación de la LOGSE y sucesivas reformas, estas han quedado relegadas al espacio de lo “optativo” y, fundamentalmente, al espacio de la elección de aquellos alumnos menos “sobresalientes”, orientándose a los mejores hacia las ramas científicas.

El hecho de que la asignatura de “Lengua y Literatura” sea materia común en todo el ciclo, tanto de la ESO como de Bachillerato, no contradice lo antes expuesto, pues la fusión de las dos asignaturas en una y el incremento de contenidos pragmáticos y comunicativos como fundamentales, han relegado a la parte de “Literatura” a una mínima aproximación en cada curso académico.

Con esta situación, no es de extrañar que los alumnos actuales sean cada vez menos competentes lingüística y culturalmente:

-El estudio de las lenguas clásicas (“Latín” y “Griego”) proporciona, no sólo un bagaje cultural mínimo, sino una mayor capacidad lingüística y léxica, mejorando la comprensión de nuestra propia lengua y ampliando el acervo léxico personal. Además, si consideramos al lenguaje como elemento imprescindible en la configuración cultural de una comunidad, no podremos pensar que nuestros alumnos desarrollan todas sus capacidades si no están habituados a la lectura y al análisis de las lenguas que han dado origen a la suya propia y, por tanto, a su propia visión del mundo.

-El estudio de la “Filosofía” es indispensable para conocer al ser humano en su total amplitud. Si se considera básico estudiar el cuerpo y las funciones orgánicas del hombre, también debería considerarse de la misma manera el estudio del pensamiento y la reflexión humanas, pues somos el conjunto de estas dos partes y un alumno que conozca la primera pero desconozca por completo la segunda no podrá decir que ha estudiado al ser humano.

-Junto a esto, no podemos obviar la necesidad de los estudios humanísticos en el desarrollo del pensamiento crítico y fundamentado: si se nos exige que “eduquemos” a nuestros alumnos en los valores de la libertad, no entendemos una manera más adecuada que hacerlo ofreciéndoles una visión profunda y amplia que del pensamiento y la creación artística han hecho otros seres semejantes a ellos. ¿Qué mejor procedimiento para formar ciudadanos de pensamiento libre y crítico?

-El estudio de la Literatura como asignatura independiente y diferente de “Lengua” es indispensable si exigimos a nuestros alumnos que se expresen de manera correcta y culta. Pero el beneficio va más allá que el simple, y no por ello menos importante, resultado comunicativo fundamental: el acceso a la lectura de las obras literarias de nuestra cultura permite, junto con “Filosofía”, acercarse a la reflexión y a la creación artísticas como una parte indispensable del ser humano.

-No podemos olvidar tampoco la necesidad de que nuestros alumnos sean capaces de llevar a la práctica un procedimiento (usando la misma terminología pedagógica) que está en serio peligro de extinción: nos referimos al Comentario de Texto. El esfuerzo que supone tal actividad es la labor de mayor madurez que puede conseguir un alumno. También, junto con la creación propia, la que pone de manifiesto su mayor capacidad de aprender, asimilar y reflexionar.

Es por ello que, desde Deseducativos, proponemos la equidad valorativa de las materias humanísticas con las materias científicas. Consideramos esencial este punto si aspiramos a tener un sistema de enseñanza verdaderamente libre y no subyugado a intereses económicos, tal y como actualmente sucede. El actual desprestigio, porque no se puede llamar de otra forma, de las tradicionales asignaturas de “Letras” viene impuesto por la mercantilización del sistema educativo, por la finalidad de formar alumnos pasivos con el sistema, que no se cuestionen ni pongan en valoraciones peligrosas la “sociedad del bienestar” en la que viven, por crear “alumnos felices” en “un mundo feliz” y por, en definitiva, formar y educar a seres planos y consumistas.

Concretando lo anteriormente expuesto, proponemos:

-Inclusión de las asignaturas humanísticas “Latín” y “Filosofía” de manera obligatoria en los planes de estudio orientados a la Universidad a partir de los 14 años, en al menos, un curso académico (teniendo en cuenta que proponemos una enseñanza no obligatoria a partir de esta edad).

-Estudio de las asignaturas de “Lengua” y “Literatura” de manera independiente y obligatoria en la misma franja educativa que el anterior punto.

-Inclusión de la asignatura de “Griego” al menos de manera obligatoria para aquellos alumnos que elijan la rama de “Letras”.

-Supresión de la optatividad presente en los actuales planes de estudio de la rama de Letras por la que es posible elegir estudiar asignaturas de modalidad tales como “Imagen y Comunicación” o “Psicología”, pues entendemos que tales asignaturas se ofertan con la única finalidad de crear un itinerario fácil que sólo elijan los alumnos menos sobresalientes de la promoción.

-Desaparición de la palabra “Ciudadanía” de la asignatura de “Filosofía” pues consideramos que tal marbete corresponde a la creación de una materia ideológica que no se corresponde con el verdadero sentido de los estudios filosóficos.

-Inclusión de la asignatura de “Historia del Arte” al menos como obligatoria para los planes de estudio de “Letras”.

-Examen obligatorio de las asignaturas de “Literatura”, “Lengua” y “Latín” para todos los alumnos, independientemente de la opción cursada, en las pruebas de acceso a la Universidad

-Inclusión en las mismas del Comentario de Texto en las asignaturas de “Literatura” y “Filosofía”, volviendo, de nuevo, a la lectura y a la reflexión de las obras fundamentales de nuestra cultura.

Sólo tendremos una Enseñanza verdaderamente libre cuando obliguemos a nuestros alumnos a enfrentarse a la dificultad que supone el estudio de las Humanidades de la misma manera que les obligamos a hacerlo a las Matemáticas. Sólo obtendremos alumnos preparados cuando tengamos una generación que haya podido acceder a la reflexión y a la creación artística como elementos fundamentales de la vida.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:

Categorías: Soluciones

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

2 comentarios en “Propuestas: 5. – Las Humanidades”

  1. Luzroja
    14 noviembre 2009 a 16:52 #

    Todo esto obedece a un nefasto principio pedagógico que nos ha llevado a entender que el espíritu artístico y creador del niño pequeño es cercenado con la enseñanza estructurada y tradicional de los Saberes, de tal manera que este principio entiende que el alumno debe expresarse y obrar a discreción en cualquier contexto comunicativo, porque de él emana el verdadero espíritu creador.
    El alumno tiene derecho, o incluso se le obliga, a que exprese en clase las necedades sin cuento que todo chiquillo es capaz de decir y deben ser escuchadas y comentadas por todos en una especie de asamblea de los idiotas.
    Hay que mandar callar a la ignorancia y dejar que hablen los que saben, que son los que han pervivido y constituyen la riquísima herencia cultural humanista.
    La lectura de los clásicos de la literatura infantil durante la primaria, sería más que suficiente para elevar el conocimiento sobre el mundo y las cosas en la chiquillería. En toda la primaria no se lee nada que suponga un esfuerzo intelectual, se atiende, cada día más y sin el mayor reparo, a la lectura de libritos de moda llenos de vulgaridades y realidades de corsé.
    La herencia cultural está empezando a ser una gran desconocida, la era de lo opinadores se impone y cualquier texto aparece en los manuales escolares faltando a las más elementales normas de dignidad.
    La dificultad debe ser buscada, a los chicos se les debe ejercitar en ella, hacer algo difícil, entender algo complicado son lecciones inestimables.
    Lo científico domina sobre lo humanístico porque mientras en el segundo cualquiera se atreve a decir una sandez y “merece ser respetado por ello” en el primero, la sandez pronunciada ridiculiza de inmediato al que la emite, entonces consideramos más cauto el callar y por ende le damos más valor.

  2. Mari Cruz Gallego
    15 noviembre 2009 a 23:47 #

    Gracias Luroja por tu comentario. A propósito de lo que dices, hace tiempo, uno de estos abanderados pedagogos me dijo que el problema de que los alumnos no participaran en clase era que se les hacía callar cada vez que hablaban, por ende, si no les mandáramos callar cuando molestan o se distraen, tendríamos la posibilidad de escuchar sus acertados juicios…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: