Propuestas: 4.- Exámenes

logo propuestasSeamos sinceros. Nadie, en su sano juicio, cree en la veracidad de un informe de departamento, ni siquiera los burócratas de la Consejería de turno. Todo el material de la enseñanza se ha convertido en un gigantesco palimpsesto. Los directivos utilizan la PGA del año anterior para elaborar la nueva. Los jefes de seminario copian las actas variando la fecha y los participantes en las supuestas reuniones. Los tutores recortan y pegan conclusiones de otros años. Al final, en cualquier informe valorativo, los centros “están preparados” porque el año pasado, porque hace cinco, diez años “estaban preparados”; los temarios “se imparten casi en su totalidad” porque así lo dejó escrito el antiguo jefe de departamento en otra memoria de otro fin de curso; los apoyos “funcionan” porque “funcionaron” entonces.

Los sectores más críticos con las últimas leyes educativas siempre han creído que el papeleo que implantó la LOGSE no era sino una excusa para mantener al personal más o menos controlado y también para justificar la labor docente ante los padres y ante la sociedad. Pero, en realidad, ha sido otra la intención. La burocracia que asfixia actualmente colegios e institutos sólo es útil como salvaguarda de un sistema que no exige nada verificable, abomina de los resultados y de las calificaciones, defiende la promoción automática y confía en el advenimiento del Espíritu Santo para la inculcación de conocimientos. Únicamente el papel y la letra impresa definen, otorgan patente de fenómeno, de hecho perceptible, a algo que, tanto en la teoría como en la práctica, es absolutamente virtual. Sin la burocracia, la LOE no existiría. Sin la burocracia, la LOE no sería necesaria -qué triste, ay, qué absurda una ley que no es necesaria-, porque, desde que la LOGSE instaurase la promoción automática, la enseñanza carece de mecanismos autoevaluadores que le otorguen visibilidad, realidad, facticidad, que midan el verdadero estado de las cosas.

Aunque asistimos en los últimos años al nacimiento de esas pruebas de diagnóstico que las Comunidades Autónomas se han visto obligadas a llevar a cabo, está todo tan en el aire que nadie conoce a ciencia cierta la profundidad del abismo educativo. Si, además, sumamos a lo dicho que las pruebas no son vinculantes, que cada región las elabora según unos criterios que muchas veces trascienden la mera responsabilidad educativa y que surgen de la necesidad de cumplir con la estadística impuesta por el fantasmagórico Tratado de Lisboa, podemos llegar a la razonable conclusión de que la enseñanza en España se alimenta casi exclusivamente de la impostura institucional.

El nivel de inteligencia y eficacia de una ley es inversamente proporcional a la cantidad de papeleo que exija. La burocracia actual es fruto de la ausencia de exámenes estatales en las etapas obligatoria y post obligatoria. E insistimos en el adjetivo “estatales”, porque es vital que una futura instrucción pública no divida sus criterios en diecisiete excepciones a la regla. Las pruebas han de ser vinculantes en cada ciclo y deben servir para orientar al alumno -y a su familia- tanto en la competencia que se posee como en los itinerarios para los que habrá de estar más capacitado.

Así pues defendemos una Enseñanza Primaria Obligatoria repartida en, al menos, dos ciclos con dos reválidas -en Deseducativos no tememos a ciertas palabras- al final de los mismos. La primera prueba servirá para medir la capacidad y los conocimientos de los alumnos y será vinculante para decidir si estos repiten -al menos una vez- el último curso de ese primer ciclo. El segundo examen se llevará a cabo al final de la etapa e, independientemente de los itinerarios que se elijan en el futuro -Bachillerato, FP o Iniciación Profesional-, tendrá que revelar si los alumnos cumplen o no con los objetivos de las diversas materias. Acabar con el engañoso concepto de “competencias básicas” -a partir de ese segundo ciclo de Primaria- es también una prioridad para Deseducativos. En su lugar, puesto que los profesores instruyen y no educan, debe restablecerse el valor de los contenidos de las diversas disciplinas. Por ello, la repetición de curso en la etapa básica -una vez en el primer ciclo; dos veces por curso en el segundo- se hace, también, tan necesaria, concebida como un sencillo mecanismo de afianzamiento de esos mismos contenidos. El itinerario post obligatorio de Iniciación Profesional -no lo confundamos con el de Formación Profesional-  serviría para dar una salida laboral a aquellos estudiantes que no superasen la última prueba de la Primaria. De una duración de tres años, en él sí tendría sentido combinar todos esos elementos comprensivos que actualmente posee la ESO con una fuerte presencia de materias destinadas a futuros contratos de aprendizaje.

En los ciclos post obligatorios, la presencia de reválidas es también crucial. Por ello la división de la Formación Profesional y del Bachillerato en dos ciclos no sólo servirá para calcular la labor llevada a cabo por los centros y sus necesidades, sino, por supuesto, para obligar, tanto a profesores como a alumnos, a buscar, mediante el esfuerzo personal y compartido, el grado de excelencia suficiente. El título de ambas etapas ha de depender de la superación de dichas reválidas.

Pero no pensemos, por último, que los diferentes itinerarios condenarán a los alumnos a cierto tipo de guetos según sus capacidades o resultados académicos sin posibilidad alguna de remisión. El nuevo sistema de enseñanza deberá prever mecanismos de “reenganche” a cada una de las etapas post obligatorias mediante cursos puente o exámenes de ingreso. Lo que no puede ser -y lo que no puede ser no puede ser y además es imposible- es que los centros públicos continúen siendo expendedurías de títulos e ignoren así esa cosa tan antigua, pero tan condenadamente ineludible, como es el mérito personal.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:

Categorías: Soluciones

Autor:David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura. Administrador del blog.

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: