La lengua en la educación

La lengua es, como decía Unamuno, el sentido común. Gracias a ella los seres humanos podemos compartir nuestras distintas experiencias y nuestros distintos puntos de vista. No son el fuego, la rueda o la imprenta los inventos que nos han constituido en sociedad. El avance más importante de la especie homo sapiens sapiens es el lenguaje estructurado capaz de transmitir pensamientos y sentimientos. No sólo eso. Gracias a que pensamos en un idioma podemos ser conscientes de sensaciones, emociones o ideas que sólo existen en cuanto expresables con palabras.

Así, la lengua es el elemento fundamental de nuestra vida social y, por consiguiente, el punto esencial en cualquier sistema educativo. Aún más si consideramos que la educación, además de formarnos intelectual y académicamente, es el camino para que cualquier individuo sea capaz y responsable a la hora de hacerse ciudadano y actuar activa y críticamente en el sistema político democrático. Sin lengua, simplemente, no puede haber nada.

Actualmente, a pesar de la indudable importancia de esta materia, la lengua que se enseña en los colegios apenas tiene nada que ver con lo anteriormente afirmado. Tras los avances en lingüística de, entre otros, Saussure, Jakobson y Chomsky, la lengua se ha querido convertir en ciencia y alejarla de su esencia, a saber, ser instrumento para la comunicación humana. La lengua de la enseñanza colegial apenas tiene nada que ver con la lengua que se usa cuando se es humano.

Actualmente, en la enseñanza escolar obligatoria y en el bachillerato, se da una importancia tremenda a la teoría de la comunicación, a la tipología textual y a la sintaxis. Algo a la morfología y a la ortografía. Es decir, se estudia la forma pero nunca se entra en el fondo de un asunto tan apasionante como determinante para conformar la sociedad en la que nos movemos. Por ejemplo, según las nuevas teorías lingüísticas y gramáticas, es más correcto que yo escriba “yo soy más rápido que Usain Bolt” que si pongo “yo llamarme Daniel Martín”. Así, mientras sintácticamente una proposición esté bien estructurada, para nada importa la veracidad o falsedad del enunciado.

Por supuesto que el estudio de la gramática y de otros apartados lingüísticos tiene importancia. Pero no hay que olvidar que hay que aprender a leer, escribir y hablar para ser capaces de desarrollar con corrección, claridad e incluso excelencia ese sentido común que nos convierte en humanos. Aún más, el estudio de la lengua como elemento práctico, infinito e inabordable debe hacerse de una manera más directa y plena para conseguir que el estudiante desarrolle hasta sus propios límites su capacidad para pensar, para reflexionar, analizar y decidir. La lengua es la herramienta con la que pensamos y la que en gran medida determina la voluntad.

Actualmente, los profesores de lengua de colegios e institutos deben ser lingüistas, filólogos y gramáticos aunque sean poco capaces a la hora de escribir con sentido y rigor un mínimo ensayo. Para un profesor de lengua del siglo XXI es más importante saber qué es un complemento de régimen que comprender un soneto de Quevedo. La lengua se ha querido convertir en ciencia y sus docentes tienen que ser especialistas en una serie de temas que, insisto, poco o nada tienen que ver con la auténtica lengua, la de todos los días.

Por si fuera poco, todo ese estudio sintáctico, comunicativo o textual del lenguaje está lleno de distintas corrientes que incluso pueden contradecirse. La lengua es todo lo contrario del otro gran lenguaje universal, las matemáticas. Estas son exactas, previsibles, compartimentables. Pero la lengua, por su propia definición, por su esencia individual, donde cada uno hace de la misma un instrumento propio y único, es inabarcable. En cuanto inventemos una nueva regla, inmediatamente encontraremos cientos de excepciones.

Por si fuera poco, el gran gurú de los estudios lingüísticos, Noam Chomsky, hizo sus estudios sobre la base del inglés, un idioma mucho más estructurado que el castellano o el italiano. Lo que puede ser verdad para un anglosajón, es una chorrada para un latino.

El primer y esencial punto de partida de la necesaria revolución educativa es cambiar por completo la perspectiva del estudio de la lengua. Hay que enseñar a los chavales a leer con atención y profundidad, escribir con absoluta corrección y claridad las ideas más complejas, pensar y sentir todo aquello que pueda afectarles como humanos. Por supuesto no hay que eliminar las herramientas gramaticales o comunicativas. Pero la lengua en sí es el fin, y lo otro son meros medios. Mientras consideremos que la sintaxis es antes y más importante que la expresión de una idea, nada conseguiremos que no sea un simple y flagrante engaño.

Bookmark and Share

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Soluciones

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

4 comentarios en “La lengua en la educación”

  1. Mari Cruz Gallego
    8 noviembre 2009 a 17:27 #

    Hola: en mi opinión, el estudio de la sintaxis tiene un gran sentido, aunque los beneficios llegan a largo plazo. La sintaxis ayuda a la conformación de la mentalidad abstracta y, bien explicada, sin ahondar en teorías lingüísticas que poco o nada importan a nuestros alumnos, ayuda a la comprensión lectora y la capacidad escritora. Lo mismo ocurre con la morfología. El problema, según lo veo, es que al unir las asignaturas de Lengua y Literatura en una se han eliminado horas de estudio, análisis y comprensión de textos (la expresión de la idea a la que te refieres) que venían fundamentalmente dados por la asignautra de LIteratura, y se ha sustituido por el estudio único de la lengua. Los planes de estudio actuales, al ver los resultados, inciden en eliminar la importnacia de la Gramática (sintaxis y morfología) y sustituírlas por el estudio comunicativo (tipología textual, sustitución de lecturas complejas por textos divulgativos, etc..) sin darse cuenta de que están empezando la casa por el tejado. Entre otras cosas, la forma de mejorar en capacidad lectora y escritora de los alumnos es darle a estudiar textos de suficiente complejidad y análisis gramatical, ser exigentes con la corrección ortográfica y estilística y eliminar apartados insulsos de nuestra asignatura como “internet y el CD-rom” y si se quiere acabar con los vulgarismos, no estudiar la teoría de los vulgarismos en un libro de 2 de la ESO, sino basar el estudio de la asignatura en la lectura de textos de calidad y dejarnos de chorradas como “Devoraré bollycaos por ti”, y así podemos seguir con un largo etc.
    Un saludo

  2. Mari Cruz Gallego
    8 noviembre 2009 a 18:50 #

    Por supuesto, quitad la tilde a “sustituirlas”…

  3. ata
    8 noviembre 2009 a 23:52 #

    Pero la lengua en sí es el fin, y lo otro son meros medios.
    Mientras consideremos que la sintaxis es antes y más importante que la expresión de una idea, nada conseguiremos que no sea un simple y flagrante engaño.

    Correcto.Asi es,son simplemente,meros medios.

  4. 24 febrero 2010 a 18:45 #

    Una de las pruebas palmarias de que el área de lengua ha sido atropellada por la LOGSE es la cantidad de profesores de esta especialidad que se cuentan hoy en día entre los descontentos. Creo que los que nos movemos en DESEDUCATIVOS somos un buen ejemplo. Sería muy prolijo decir aquí todo lo que pienso en torno a los contenidos lingüísticos y gramaticales, pero lo que es claro e indiscutible es algo que menciona Mari Cruz: la peor barbaridad que hicieron fue unir lengua y literatura en una sola asignatura, porque han conseguido que no se puedan dar bien ni una ni otra. ¿Qué me decís de la aberración de 2º de Bachillerato, curso en el que pretenden que demos en cuatro horas lo que en COU se daba en ocho? Así estamos como estamos. Los diseñadores de la LOGSE no han tenido ni responsabilidad, ni conocimiento ni consideración no ya con los profesores, sino lo que es peor: con los propios alumnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: